¿Quieres llevarte el Natural Intense a tu casa?

El ritmo de vida al que nos hemos acostumbrado en la actualidad ha convertido a muchas personas en grandes nostálgicos de la naturaleza, el aire puro y la paz. Y aunque la vida en las ciudades, el trabajo y las obligaciones, no nos permiten disfrutar de esas sensaciones todo lo que nos gustaría, ¡no está todo perdido! El juego de cama de tu dormitorio, unos cojines o algún elemento decorativo pueden ser grandes aliados. ¿Quieres saber cómo?

El Natural Intense es la gran tendencia en decoración de la temporada. Cada vez más personas, renuevan la imagen de su hogar introduciendo elementos que las acerquen a la naturaleza sin salir de casa, y tú también puedes hacerlo.

Llena tu casa de macetas

El primer paso para atraer la naturaleza a tu casa es, cómo no, llenarla de macetas. Elige diferentes plantas, flores y hierbas aromáticas y colócalas sobre tus estanterías, colgadas del techo o, incluso, acopladas en la pared.

No obstante, si quieres ir un paso más allá, apuesta por un huerto doméstico, ¡son la gran tendencia! Además de ser una afición relajante y saludable, disfrutarás de verduras o especias cultivadas por ti mismo. Maravilloso, ¿no?

No olvides las fibras naturales

Aunque las plantas son el mejor y más sencillo recurso para sumarte al Natural Intense, no es el único. Apuesta en tus elementos decorativos por fibras y elementos naturales como el bambú, el mimbre, la madera o la piedra. Además, en los textiles, como tu juego de cama, puedes decantarte por tejidos como el algodón o el lino que le otorgarán un extra de calidez a la decoración.

Elementos que te recuerden a la naturaleza

juego de cama

Aunque hemos hablado de incluir tejidos como el algodón en tu ropa de cama, sabemos que en los meses más fríos no querrás renunciar a tus sábanas de franela. Pero eso no es un problema, puedes llevar la naturaleza a tu dormitorio con un juego de sábanas con un estampado vegetal o floral. ¡Quedará ideal!

Por otro lado, tus paredes también son un lienzo en blanco con el que sumarte al Natural Intense. Coloca un papel pintado de inspiración botánica o un cuadro con motivos primaverales y te parecerá estar en medio de un prado verde. ¿A que suena bien?

Consejos para elegir tu próxima ropa de cama

El color del edredón, el tejido de las sábanas, el diseño de los cojines… ¿Te suenan de algo estas cuestiones? A veces, elegir la ropa de cama perfecta puede convertirse en toda una odisea. Pero no te preocupes, es más fácil de lo que crees, pero eso sí, debes tener en cuenta algunos factores. Sigue leyendo, te contamos cuáles son.

La calidad, primordial

En primer lugar, si estás pensando en comprar tu nueva ropa de cama online, lo primero que debes revisar es la composición del tejido y el número de hilos. Estas dos cuestiones influirán directamente en la calidad, la suavidad, la resistencia y la comodidad del producto. Aunque te suponga una inversión un poco mayor, a la larga agradecerás tu elección. Nuestra recomendación es que apuestes por tejidos como el algodón o el lino.

Armoniza con tu decoración

Aunque la composición es muy importante, a la hora de comprar tus sábanas online deberás elegir diseños que armonicen con la decoración de tu dormitorio. Por ejemplo, si tu habitación es de estilo minimalista, una apuesta segura para tu ropa de cama son los tonos cálidos como el amarillo, el ocre, o el arena. Tu personalidad y tus gustos jugarán un papel fundamental en este punto.

Las medidas del colchón, bien aprendidas

Puede parecer una tontería, pero en muchas ocasiones adquirimos ropa de cama que no se ajusta bien a nuestro colchón y se crean arrugas poco estéticas en nuestra cama. Por esta razón, antes de comprar tus sábanas, funda nórdica o edredón, asegúrate de conocer bien el ancho, el largo y también el alto de tu colchón.

¿Hacemos un pequeño resumen? Calidad del tejido, diseño adecuado y medidas correctas. Estas son las tres principales cuestiones que deberás tener en cuenta antes de elegir y comprar tu ropa de cama nueva. Sencillo, ¿a que sí?

¿Conoces el estilo Napondinavo?

El Napondinavo, también conocido como estilo Japandi, ha sido uno de los estilos decorativos dominantes durante el 2021, y va camino de ganar aún más adeptos en 2022. Consiste en una combinación equilibrada entre el minimalismo escandinavo y la paleta de colores suaves del estilo japonés. ¿Quieres saber cómo conseguir el estilo Napondinavo en tu dormitorio gracias a tus fundas nórdicas y otros elementos decorativos? ¡Toma nota!

Ve un paso más allá del minimalismo

Este estilo apuesta por el minimalismo y la sencillez en su máxima expresión. Trata de eliminar de tu dormitorio los adornos excesivos y los colores estridentes y quédate únicamente con unos pocos muebles y tonalidades suaves. Además, selecciona siempre la mejor calidad tanto de los muebles como en las fundas nórdicas y el resto de textil de hogar.

Artesanía y naturaleza, tus mejores aliadas

Si hay algo que define tanto el estilo escandinavo como el japonés es su inspiración en la naturaleza. Apuesta en tu dormitorio por muebles de madera clara, fibras naturales y tejidos como el algodón o el lino para aportar mayor calidez. Y si quieres sumar un extra a tu decoración, incluye algunos elementos artesanales y que muestren la belleza de las imperfecciones de lo hecho a mano.

Apuesta por los neutros

En el Napondinavo, colores como el beige, gris, o arena no son un complemento en la decoración, sino su base principal y grandes protagonistas. Estas tonalidades transmiten paz, serenidad y armonía, y serán tus grandes aliadas a la hora de seleccionar los textiles. Prueba a combinar las fundas nórdicas, los cojines y las sábanas en distintos tonos de beige y triunfarás.

¿Lo tienes claro? Tonalidades claras, pocos elementos decorativos, y textiles de calidad. Fácil, ¿verdad? Pues ahora ya estás preparado para llevarte el estilo Napondinavo a tu dormitorio. ¡Ponte manos a la obra!

¿Tres son multitud? ¡No en decoración!

¿Cuántas veces habrás oído eso de “tres son multitud”? Seguramente en algunas ocasiones sea cierto, pero ¡no en decoración! Y no lo decimos nosotros, está demostrado científicamente: nuestro cerebro percibe las composiciones impares más atractivas que las pares. Y no importa cuál sea tu estilo, aplica la regla del tres al textil de hogar o a los complementos decorativos y triunfarás.

¿Por qué el tres?

A la hora de decorar una estancia, el tres es el número perfecto frente a otros números impares más altos. Un conjunto de tres elementos decorativos transmite sensaciones de equilibrio, armonía y simetría y, al contrario que otras composiciones pares forzosas, se percibe como una combinación dinámica y natural. Esta regla puedes aplicarla a todo tipo de elementos decorativos como lámparas, jarrones, cuadros, cojines e incluso ropa de cama.

Mezcla de texturas

Aunque una combinación de elementos de tres en tres es la opción más sencilla, si quieres ir un paso más allá, apuesta por la mezcla de texturas y materiales. Con una composición de madera, cristal y metal, aportarás una mayor sensación de equilibrio que en una estancia saturada por un único material. Si quieres, en cambio, apostar por una mezcla de texturas, el textil de hogar será tu aliado. Combina diferentes tejidos en tu ropa de cama y ¡voilá! Esta se convertirá en un oasis de paz y equilibrio.

¿Y qué tal un trío de colores?

Al igual que con elementos y materiales, la regla del tres funciona también a la hora de combinar colores. Pero, ¡eso sí! Deberás poner mucho cuidado a la hora de seleccionar la paleta. Una apuesta segura es decantarse por dos tonos claros o intermedios combinados con uno oscuro que proporcione el acento de color al espacio.

Ya lo has visto, conseguir una decoración equilibrada que transmita armonía es más fácil de lo que parece. Solo debes crear tríos en tu textil de hogar, elementos decorativos, materiales o colores para conseguir un espacio sorprendente.

Cómo lavar tus toallas para un resultado perfecto

Las toallas de Portugal tienen una fama indiscutible por su elevadísima calidad y un tacto exquisito. En Casa da Laura ponemos a tu disposición una extensa gama en variedad de colores y gramaje para que puedas escoger la que mejor se adapta a ti y a tus gustos. Estamos seguros de que una vez que tengas en tus manos una de nuestras toallas fabricadas 100 % en Portugal querrás que mantenga sus propiedades por muchos años, por ello vamos a darte una serie de consejos para que cuides de tus toallas y ellas cuiden de ti 🙊. 

Ante todo, planificación. Una toalla de calidad requiere un cuidado para que esta pueda acompañarte durante mucho tiempo, lo primero de todo es leer bien la etiqueta del producto donde se especifican las condiciones del lavado. Sabemos que esto es algo que para solemos pasar por alto, pero comprar toallas de calidad requiere un lavado adecuado. Parece muy obvio, pero debemos tener mucho ojo con mezclar colores, lo que menos nos apetece es que una toalla blanca pase a ser rosa por arte de magia. 

¿Suavizante? Mejor no. Parece ironía pero es cierto, el suavizante crea una capa exterior en tus toallas que hace que dejen de absorber como lo hacían antes, al mismo tiempo las acaba volviendo ásperas y poco agradables al tacto. No te recomendamos usar ni este producto, ni tampoco lejía, con la cantidad de detergente justa será más que suficiente. 

Secar a la sombra. Ahora que ya están lavadas toca quitar el exceso de agua, y es aquí donde está el truco para conseguir que tus toallas mantengan un resultado y una apariencia tan buena como cuando son nuevas. Si es posible, sécalas a la sombra en una zona aireada, si las tiendes al sol lo que conseguirás será un secado más rápido, sí, pero a costa de unas fibras resecas y pobres al tacto.

La secadora es tu mejor amiga. Si tienes una secadora está en tu mano obtener el mejor resultado al secar tus toallas. Calcula el tiempo justo, si te pasas puedes apelmazarlas, pero si las dejas solo los minutos que necesitan conseguirás un resultado digno de un hotel de cinco estrellas. 

5 cosas a tener en cuenta a la hora de crear una cama para tu bebé

Planificar la habitación del más pequeño de la casa es todo un reto, y si vamos a comprar por ejemplo ropa de cama online debemos asegurarnos de que lo que vamos a comprar es ideal para el bebé, no para nosotros. Por ello te traemos cuatro errores que se suelen cometer a la hora de diseñar la habitación de un recién nacido, para que tú no los repitas 🙊. 

Demasiadas cosas. Sabemos que a la hora de comprar ropa de cama online podemos emocionarnos y acabar comprando más de lo que necesitamos, ten la cabeza fría y compra lo justo, un par de juegos de sábanas, algún protector de colchón impermeable y un par de mantas serán suficientes para empezar. Cuando nazca tu bebé, comprobarás si necesitas algo más o no.  

Ropa de cama incorrecta. El algodón es el único material que debemos utilizar en las sábanas de una cuna, ya que es el más adecuado para los bebés. El resto de tejidos que no van a estar en contacto directo con la piel del pequeño no tienen porque ser 100 % algodón, pero sí que es recomendable. Es muy importante también escoger un protector de colchón impermeable, ya que de esta manera tendremos el colchón protegido de posibles fugas de orina. 

Juega con los colores. Pintar las paredes de la habitación del niño en tonos fuertes o con mucha personalidad te obligará a cambiarlos pronto. La opción más práctica es elegir colores y una decoración neutra para toda la habitación con toques de color vibrantes en detalles como cojines o una silla que puedas cambiar fácilmente sin incurrir en grandes gastos.

Espacio para el juego. Además de en toda la ropa de cama online que vas a comprar para tu recién nacido debes pensar también que su habitación va a ser su principal cuarto de juegos durante mucho tiempo. Peluches, cojines con formas y juguetes blanditos que estimulen la curiosidad del recién llegado deben estar tan presentes como la ropa de cama adecuada. 

Tips para lavar el textil de hogar

¿Te esmeras a la hora de elegir los textiles para tu hogar pero quizás no tanto cuando los lavas? En este post te explicamos algunos tips para que seas un profesional del lavado y que tus sábanas de algodón luzcan como nunca.

Agua fría

Se recomienda usar agua fría para lavar los textiles de tu hogar, un centrifugado corto y evitar la secadora. Ahora te preguntarás ¿por qué razón debo usar agua fría? Pues muy fácil, al usarla evitarás que las sábanas de algodón encojan y garantizarás que los colores perduren.

Si son artículos pequeños, como una funda de cojín o de almohada, no es necesario poner una lavadora para ello. Simplemente coge un barreño y llénalo de agua fría con un poquito de detergente líquido y lávalo a mano.

Secado al aire libre

Si tienes las posibilidad de secar la ropa al aire libre esta será la mejor opción, ya que no tendrás que planchar y ahorrarás tiempo. Por eso, si tienes la posibilidad de tender la ropa de manera tradicional, hazlo, con prendas grandes como fundas nórdicas, colchas o sábanas baratas o de algodón, notarás una gran diferencia al dejarlas secar al aire libre.

En el caso de que tengas que utilizar la secadora, te aconsejamos que no la cargues y que laves los artículos voluminosos de forma individual. De esta forma, quedarán menos apelmazados dentro del tambor de la secadora.

Separar la ropa

Para que tu textil de hogar tenga una vida útil más larga y duradera es recomendable lavar las prendas por separado, intentando seguir las instrucciones del fabricante para que salga menos arrugada.

No es necesario tratar las prendas de forma delicada, pero sí que es imprescindible evitar lavar mucha ropa al mismo tiempo, cuanta más ropa, mayor es su peso mojada, por lo que se reduce su capacidad dentro del tambor para la centrifugación.

¿Eliminar manchas?

Si son artículos oscuros o de color intenta evitar la lejía porque podrías estropearlos. Para eliminar manchas en estos casos existen diversos productos específicos que si se aplican de forma adecuada antes de meter las prendas en la lavadora te permitirán eliminarlas eficazmente.

Suavizantes y perfumadores de ropa

¿A quién no le gusta meterse en la cama y que sus sábanas huelan bien e incluso estén perfumadas? A todos, y para ello, puedes elegir entre detergentes con suavizante incorporado y suavizantes individuales, tanto líquidos como en perlas y spray, entre otras opciones.

Si quieres contribuir con el medio ambiente te enseñamos un consejo para sustituir el suavizante. Prueba con un chorrito de vinagre blanco destilado, con esto aportarás la misma esponjosidad al textil de hogar, pruébalo y ya verás.

Limpiar en seco

La mayoría de textiles de cama no requieren una limpieza en seco, están pensados para uso y limpieza habitual. Esto tiene una excepción, el relleno nórdico de plumas que no debes lavar en la lavadora de tu casa y tendrás que llevar a un profesional.

¿Es necesario planchar?

Como te comentamos si secas el textil de hogar al aire libre te puedes despreocupar de pasar la plancha, con excepción de las prendas de algodón percal que sí debes planchar para que su presencia sea la deseada.

Beneficios e inconvenientes de colocar la cama debajo de la ventana

El dilema decorativo más habitual en una habitación suele ser: qué tipo de ropa de cama comprar o dónde situar la cama. Existen 2 opciones claras: bajo la ventana o contra la pared. Hoy te ofrecemos los pros y contras para situar la cama debajo de la ventana.

La distribución de la habitación

A veces nos enfrentamos a habitaciones con una distribución rara, por lo que no tenemos opciones sobre dónde situar la cama. En estos casos no queda más remedio que utilizar la pared de la ventana como apoyo de la cama.

Varias ventanas

Otro escenario posible es aquel en el que la habitación dispone de varios ventanales, por lo que no queda más remedio que utilizar una de esas paredes como cabecero para la cama. Si es posible, sitúa la cama debajo de la ventana más alta del dormitorio.

Espacio suficiente

Para que no resulte incómodo, es fundamental que se pueda acceder a la cama desde ambos lados. Del mismo modo, es importante tener un espacio para pasar cómodamente al pie de la cama. Si tu habitación es alargada probablemente la mejor opción para ti será apoyar la cama en la ventana, será más cómodo para acceder a ella por todos los lados.

No te olvides del cabecero

A veces pensamos que la ventana ya actúa como un cabecero que enmarca la cama y la destaca entre el resto de la habitación, pero esto no quiere decir que nos tengamos que olvidar de colocar a nuestra cama un cabecero. Si optas por un color como el gris oscuro conseguirás que ambos elementos, ventana y cama, compartan protagonismo.

Como un cuadro

Siempre puedes pensar en la ventana como la razón estética de tu habitación. Poner la cama debajo de la ventana se convertirá en un imán de miradas si lo haces bien. Crea, por ejemplo, un espacio aparte bajo la ventana; con un cabecero de obra con mesitas integradas. Con ello conseguirás separar la estancia de la cama de la pared y alejarla un poco de la ventana para que tenga cierto protagonismo también.

Asegúrate de que no entre frío

Si en tu caso, la única opción que tienes es poner la cama debajo de la ventana por la forma y distribución del dormitorio, debes tener en cuenta que es muy importante asegurarse de que no entre frío. Fíjate en que la ventana esté bien aislada y que no entre luz cuando está cerrada y la persiana baja. Opta por un mueble de obra, será funcional y te ayudará a mejorar el aislamiento.

¿Y el radiador?

Lo más normal es colocar los radiadores debajo de las ventanas, ya que de esta forma se regula la temperatura y se calienta el aire frío que entra por la ventana. Si este es tu caso, plantéate otra situación para la cama.

Textil Hogar: cómo sacar provecho a tus alfombras

No hay nada más agradable para nuestros pies descalzos por la mañana que el tacto de una alfombra de calidad. Al igual que pocas cosas pueden superar a un salón bien amueblado y con varias piezas de este textil del hogar colocadas donde deben. Si también eres un apasionado o apasionada de las alfombras estás en el lugar indicado, vamos a compartir contigo 5 ideas para que les saques aún más partido. 

  • Orden ante todo. No podemos colocar una alfombra en cualquier rincón de la casa, todo debe seguir una estructura lógica. En el caso del salón si solo vamos a colocar una, lo lógico será hacerlo debajo del sofá, de esta manera le daremos más presencia a uno de los elementos principales de la estancia. Como bien decíamos al principio del artículo, una alfombra de calidad en el dormitorio es casi una necesidad. Debemos optar por una de gran formato, que nos permita colocar la cama en el centro de tal manera que sobre espacio a los laterales para poder apoyar los pies. 
  • Fíjalas, no te arrepentirás. ¿Tropezaste alguna vez con una alfombra? Si es así sabrás que es una experiencia innecesaria. Para evitar sustos, a los habituales de la casa y a los invitados, es muy buena idea anclar al suelo este textil del hogar con una base antideslizante. No quieres hacer surf por casa, ¿verdad? 
  • ¡A lo grande! En las zonas de la casa de más movimiento, como el salón, un estudio o una habitación, podemos optar por poner una alfombra de gran tamaño, que ocupe la mayor parte de la superficie, de esta manera daremos un toque de homogeneidad a la estancia y evitaremos posibles rayones de muebles y sillas con el parqué o las baldosas. Si optamos por esta solución hay que tener especial cuidado con las manchas, ya que limpiar una pieza de grandes dimensiones siempre será más complicado y costoso. 
  • Hay mucho donde escoger. No solo colores y formas, existen multitud de materiales para confeccionar una alfombra de calidad, entre los que podemos destacar lana, algodón, fibra natural o sintética, vinilo y pelo largo/corto. Estas últimas son ideales para el salón y el dormitorio, mientras que las fibras o el vinilo son perfectas para pasillos o estudios, lo cual no quita que una pieza fabricada en pelo no pueda usarse en un pasillo y viceversa. Todo depende del estilo de la habitación y del producto en concreto. 
  • Mímalas mucho. No hay nada peor que una alfombra sucia y descuidada, por ello te recomendamos que al menos una vez al año acudas a tu tintorería de confianza para que las limpien en profundidad. Cuanto más cuides tus piezas de textil del hogar más años te acompañarán, aportando calor y estilo a las habitaciones de tu casa día tras día.

Cómo tratar las manchas más comunes en tu ropa de cama

Eliminar manchas de una sábana o la funda de una almohada puede ser una tarea complicada dependiendo del tejido, pero no es imposible. Con un buen tratamiento previo al lavado y una actuación rápida tu ropa de cama puede quedar como nueva. Aquí te contamos las claves para combatir las manchas y salir airoso/a en el intento. 

La regla de oro para hacer frente a este tipo de situaciones es actuar lo más rápido posible, ya que si la suciedad alcanza las fibras será complicado eliminarla. Antes de correr hacia la lavadora, pensando que esta será capaz de solucionar el problema, debemos darle a la ropa de cama un tratamiento específico, de esta manera potenciaremos los resultados.

¿Por donde empezar?

Debemos revisar el material del que está fabricada la pieza, los juegos de cama suelen ser de algodón o de mezcla entre este y una fibra sintética. Si nuestra sábana, bajera, o funda de almohada está confeccionada en algodón lo tendremos más complicado, ya que este absorbe los líquidos con mucha facilidad, mientras que en los materiales sintéticos es más dificil que la mancha penetre hasta las fibras. En la seda o el lino el proceso se complica aún más, ya que son prendas muy delicadas y que suelen necesitar de un lavado completo a mano. 

Ahora que ya sabemos la composición de nuestra ropa de cama y cuánto nos va a costar eliminar la mancha, es hora de ponernos manos a la obra. 

  • Tinta: lo primero será tratar de eliminar el exceso que encontraremos en la superficie con una servilleta, luego, con un pedazo de algodón o un disco desmaquillador humedecido con alcohol iremos secando la mancha poco a poco. Cuando veamos que ya no quedan restos tocará lavar de manera normal. 
  • Maquillaje: si llegaste a casa de noche y lo primero que pensaste fue en irte a dormir es muy probable que te levantes al día siguiente con alguna mancha en la funda de la almohada, tranquila, está todo controlado. Debes humedecer la superficie con agua, para luego aplicar jabón en barra hasta ver que la mancha comienza a desaparecer. Termina con el programa de lavadora que usas habitualmente. 
  • Pis: las manchas de orina en la ropa de cama de los más pequeños es algo normal y que para nada debe asustarnos a la hora de intentar eliminarlas. Llena la zona manchada con bicarbonato de sodio, y acto seguido introduce la sábana o bajera en un recipiente en el que hayas diluido dos vasos de agua oxigenada en agua tibia. Después de unos minutos, saca la pieza, deja reposar y lava en la lavadora como de costumbre. 
  • Sangre: una de las manchas más habituales en los juegos de cama y también una de las más sencillas de tratar. Humedecemos la mancha en agua fría y aplicamos detergente con agua (formando una especie de pasta) sobre la zona afectada. Debes frotar enérgicamente hasta conseguir espuma y luego enjuagar. Una vez terminado, lavamos en la lavadora. 

Estos consejos que te damos para lidiar con las manchas más comunes en la ropa de cama son alternativas a un producto quitamanchas específico para ese tipo de suciedad y material. Sabemos que a veces puede costar conseguir uno de estos productos y cuando hacen falta nunca están en casa, es por eso que te damos una solución alternativa, pero los mejores resultados los conseguirás siempre con uno de estos productos sumado a un lavado a máquina. 

« Entradas anteriores