Los 7 errores más comunes que cometemos al lavar las sábanas

Una tarea tan sencilla como lavar tu juego de sábanas puede cambiar tu descanso por completo. Hay una serie de errores comunes que cometemos a la hora de hacer la colada de los que no somos conscientes y que deberíamos cambiar. Además, podemos consultar con el experto en descanso a quien se las compremos, y en caso de comprar sábanas online es muy importante ver la información de lavado de las etiquetas. A continuación. Te dejamos los errores más típicos que cometemos.

Sobrecargar la lavadora

La lavadora tiene una carga máxima que no debemos sobrepasar bajo ningún concepto, pero además, la ropa debe circular con libertad en el tambor mientras gira. Solo de esa manera las sábanas lograran impregnarse bien de agua y detergente.

Programa incorrecto

Si las lavadoras tienen tantos programas diferentes es por algún motivo. Algunas lavadoras tienen programas específicos para el lavado de juegos de sábanas, pero si no es el caso de la tuya, simplemente lávalas en el modo normal. En ningún caso debe ponerse un ciclo de lavado excesivo, las sábanas no necesitan una agitación muy elevada para limpiarse.

Secado excesivo

Hoy en día son muchos los hogares que tienen una secadora ya que es más cómodo. Sin embargo, en el caso de las sábanas, el mejor consejo que te podemos dar es que las tiendas al aire, a poder ser estiradas y al aire libre. En caso de no tener esa posibilidad, es muy importante que tu juego de sábanas no pase en la secadora más tiempo del que debería. en ese caso puede que se queden muy arrugadas o incluso se encojan.

Lavar y secar con toallas

Es un error muy común no separar las sábanas y las toallas y meterlas en un mismo lavado. Las toallas son de un tejido diferente y pueden incluso soltar pelusas que se adhieran a las sábanas. Tampoco debemos mezclarlas en la secadora, ya que las sábanas son de un tejido más ligero y se secarán antes que las toallas.

No revisar las manchas

Antes de cualquier lavado debemos revisar las sábanas, especialmente las fundas de la almohada que, al estar en contacto con la cara y el pelo, son las más sensibles a la suciedad. Si hay alguna mancha importante, debemos emplear un quitamanchas específico en la zona, como puede ser una mancha de maquillaje. Además, también podemos utilizar un programa de prelavado.

Guardar las sábanas de modo inadecuado

Doblar bien tu juego de sábanas es fundamental para un sueño placentero. Las sábanas deben guardarse bien tras el lavado, ya que sino pueden adherirse partículas de polvo o suciedad.

Frecuencia de lavado

A veces tendemos a pensar que cuanto más se laven las sábanas más se gastan y es peor, sin embargo, se deben lavar como mucho cada dos semanas. Pasar mucho tiempo sin cambiar las sábanas puede provocar la acumulación de gérmenes y bacterias perjudiciales tanto para nuestra salud como para nuestro juego de sábanas.

Sigue estos consejos para tener unas sábanas limpias y confortables siempre y recuerda leer las instrucciones de lavado del fabricante antes de usarlas.

5 consejos para tener una cama de hotel en casa

Todos sabemos que como en casa no se duerme en ningún sitio, sin embargo, si hay algo que nos encanta de las vacaciones es dormir en la cama de un hotel. Su tamaño, la suavidad de sus sábanas, su ropa de cama y las almohadas que te arropan nos conquistan. Por eso, en este artículo te daremos algunos consejos para conseguir dormir cada noche como si estuvieras en un hotel.

Elige el mejor colchón

En el caso de los hoteles es necesario comprar un colchón que agrade a la mayoría de los clientes, para tu casa, identifica cual es el que te resulta más confortable y elígelo en función de tus preferencias y necesidades de firmeza. El colchón puede ser, por lo general, de muelles, de muelles ensacados, los más demandamos ahora; de látex, de viscoelástica o una combinación de todos estos materiales. El tamaño, el grosor y la densidad son los tres aspectos fundamentales que debes tener en cuenta, cuanto más amplio, más se parecerá al del hotel, que normalmente miden 200 x 200 cm y tienen un grosor de 34 cm.

Blanco en las sábanas

Cuando hablamos de sábanas es mejor invertir un poco más en tejidos naturales como el algodón o el lino. Además, en la mayoría de hoteles, apuestan por el blanco total en la ropa de cama, ya que aporta elegancia y sensación de higiene.
Otro de los puntos fundamentales para sentir tu cama como la de un hotel y que pocas personas hacen en su casa, es plancharlas. La sensación de suavidad y confortabilidad viene dada en muchas ocasiones por la ausencia total de arrugas en la ropa de cama.

cama de hotel

Almohadas individuales

Al igual que con el colchón, cada persona tiene un gusto diferente con respecto a las almohadas, las hay de diferente firmeza, materiales y alturas. La clave para un sueño confortable se encuentra en encontrar cual es la que mejor se adapta a ti y tus necesidades. Por ello, si duermes acompañado, es fundamental que sean individuales, para que cada durmiente tenga la que más se adapte a él.

La importancia de los olores

Otro de los puntos que diferencia nuestra cama de la de un hotel es el aroma que desprenden. En los hoteles no utilizan suavizantes ni detergentes comunes como los que tenemos en nuestra casa, pero sí podemos utilizar ambientadores textiles en nuestra ropa de cama que produzcan una sensación olfativa similar a la de los hoteles.

Otros complementos

Hay algunos complementos que ayudan a generar volumen y por tanto esa sensación de estar envueltos por la cama. Es el caso de los cubrecolchones acolchados o los edredones de plumas que además, regulan la temperatura y ofrecen aislamiento térmico tanto en época de calor como en la de frío.

Una vez tenemos los elementos necesarios para que la cama sea lo más parecida posible a una cama de hotel, es muy importante saber hacerla. Además de lo ya comentado referente al planchado, se debe colocar una sábana bajera muy tensa, una encimera perfectamente estirada, encima el nórdico o manta y por encima la colcha. Para terminar, en las esquinas debe estar perfectamente metida con un pliegue perfecto bajo las esquinas del colchón. ¡Sigue estos consejos y duerme cada noche en tu propia cama de hotel!

4 sencillos pasos para colocar el edredón en su funda

Si hay una batalla que el ser humano pierde siempre contra los objetos es la de meter los edredones en sus fundas nórdicas. Es una tarea básica y necesaria, pero que a todos se nos resiste, especialmente, si no tienes un acompañante para hacerlo. No te desesperes, en este artículos te vamos a dar algunos trucos para que no solo lo pongas bien, sino que también lo harás sin perder toda la mañana peleándote con tu ropa de cama.

Coloca el nórdico estirado sobre una superficie lisa

Sabemos que los brazos no te van a crecer para que puedas poner tu edredón en su funda, pero la clave está en trabajar en horizontal y no en vertical. Si lo pones encima de la cama, al menos ni se te caerá al suelo ni se moverá más de lo que esperabas. Encima de la cama tendrás la estabilidad que te hace falta.

Enrolla la funda

Enrolla la funda como si fuese una media, y te resultará más fácil manejarla. Si tratas de meterlo todo de una vez, será más complicado saber dónde tienes las esquinas de tu edredón.

Ropa de cama

Junta las esquinas y estira

Ya vas por la mitad del proceso, ahora solo queda lo más fácil. Junta la esquina de tu funda nórdica con la del edredón. Una vez tengas las dos cosas sujetas juntas, ve estirando poco a poco sin soltar. Cambia de lado poco a poco, como está encima de la cama, no se te va a separar lo que ya has juntado.

Colócalo bien

Una vez hayas unido las cuatro esquinas de la funda con el edredón, ahuécalo bien, abrocha los botones y colócalo para que quede perfecto y bien distribuido en toda la funda.

¡Y listo!
Con estos 4 pasos y siguiendo nuestros consejos no deberías perder más de cinco minutos colocando tu edredón en su funda. Este trabajo que antes te parecía una lucha ahora será un mero trámite.
Estos consejos, junto con nuestras fundas nórdicas, de todos los estilos y que mejor se adaptan a tu personalidad, harán de tu hogar un lugar nuevo para ti.

¿Conoces la decoración Shabby Chic? 5 pasos para conseguirla

El término shabby significa ‘desgastado por el paso del tiempo’, por lo que la decoración shabby chic se refiere a un estilo que combina lo antiguo con lo moderno, elegante y cálido. Lo hace a través de la decoración antigua, los colores pastel y los motivos florales que proporcionan un ambiente romántico y sofisticado a tu hogar. A continuación te dejamos algunas claves para conseguir un estilo shabby chic en tu casa.

El color blanco es tu mejor aliado

Para un estilo Shabby chic es una buena idea utilizar el color blanco como base. El blanco, que vuelve a ser tendencia, proporciona además luminosidad y amplitud a tu hogar, y da un aspecto acogedor. Si no te convence el blanco absoluto, puedes combinarlo con tonos pastel como rosa, beige, azul cielo o verde agua en paredes o accesorios.
También en el textil del hogar puedes usar blancos y combinarlos con otros colores. Por ejemplo puedes poner una colcha blanca con cojines de color rosa empolvado o verde menta.

Decoración Shabby chic

Muebles de estilo clásico

Los muebles del estilo shabby chic son clásicos con un aire antiguo, o al menos deben parecerlo, con ornamentos o restaurados. Se pueden combinar con muebles nuevos, pero estos deben aportar sensación de clásico. La madera y el hierro son materiales que encajan perfectamente en este tipo de decoración, siempre y cuando tengan un aire envejecido. Si bien el textil, no necesariamente debe ser antiguo, debe parecerlo con complementos como borlas o encajes.

Las flores son un must del Shabby Chic

En las cortinas, las paredes, en la ropa de la cama, en los cojines… Los motivos florales son característicos del estilo Shabby chic y puedes utilizarlos donde más te guste. Incluso las flores naturales pueden dar un toque romántico y femenino a tu hogar.

Cuida los tonos del suelo y el techo

Si no tienes claro qué color favorece más a tu casa, el blanco siempre será un acierto. Si quieres darle un toque de color elije un tono sencillo, incluso en el suelo un tono oscuro. En el caso del techo puedes añadir algunos detalles florales, pero no te pases para no crear un ambiente sobrecargado. Nuestro consejo: los tonos lisos siempre triunfan.

Papel pintado

Es la mejor opción para decorar tu pared y además cuentas con una gran variedad para encontrar el que más se adapte a tu personalidad. El más común es el papel pintado con flores, y así es una forma más sencilla de introducir motivos florales en tu decoración.

Hay otros elementos fundamentales en un hogar que también deben ir acorde al resto de la decoración como las lámparas o los espejos, estos deben ser de gran tamaño y tener aspecto envejecido y desgastado. También puedes añadir otros elementos como candeleros antiguos o envejecidos, unos marcos de fotos labrados o una composición de láminas retro… Cada detalle es importante pero ¡si sigues estos consejos tendrás un hogar Shabby chic de revista!

Consejos para elegir las mejores toallas de Portugal

¿Puede haber un placer comparable a salir de la ducha y envolverte en una gran toalla suave y esponjosa? ¡Seguro que no! Por eso, a la hora de comprar estos textiles de tu hogar debes tener en cuenta una serie de claves. ¿Quieres elegir las mejores toallas de Portugal en tu próxima compra? ¡Entonces este es tu sitio!

Ten en cuenta el material

Si estás pensando en comprar toallas y en la etiqueta lees que mezcla fibras sintéticas y algodón, ¡huye! Cuando vayas a adquirir un juego de toallas, asegúrate de que están confeccionadas con algodón 100 %. Es, con diferencia, el mejor material para este tipo de textiles.

Fíjate en el origen

Si ya tienes claro que las toallas que has elegido son algodón 100 % pasamos a la siguiente fase, conocer el origen. No todos los algodones son iguales ni de la misma calidad. El mejor valorado, debido a su gran calidad y su gran capacidad de absorción, es el algodón egipcio. Estas características le han proporcionado una gran relevancia en el sector. No obstante, también el algodón de Turquía está muy reconocido. Sus fibras, largas, y extraordinariamente suaves, convierten las toallas elaboradas con este algodón en piezas gruesas y duraderas.

También el gramaje es importante

Otro factor a tener en cuenta a la hora de elegir tus toallas de Portugal es el gramaje o peso de la toalla medido en gramos de hilo por m2. Como cabe esperar, cuanta mayor cantidad de hilo, mayor es el gramaje y, por tanto, mayor capacidad de absorción. Cuando vayas a comprar toallas nuevas, elígelas con, como mínimo, 500 gr/m2. No solo tendrán una textura mucho más agradable, sino que aguantarán mejor el paso del tiempo y el uso.

Ojo con el rizo

Sí, las toallas tienen diferentes tipos de rizo, y estos son muy importantes a la hora de determinar su calidad. Así, puedes encontrarte:

  • Rizo convencional: Se utiliza para toallas de fabricación sencilla. Suelen presentar gramajes bajos y, por lo tanto, son más económicas.
  • Rizo americano: El hilo de la toalla va torsionado, de esta forma, le proporciona mayor volumen y densidad. Por su parte, las fibras tienen mayor longitud, son más suaves y de mejor calidad.
  • Rizo de baja torsión: En este caso, el hilo no va torsionado, no obstante, las fibras son mucho más largas y mucho más suaves, por lo que la calidad de la toalla se incrementa notablemente.

¿Creías que era tan sencillo elegir las mejores toallas de Portugal? Ya ves que no. Antes de hacer tu compra, deberás tener en cuenta todos estos factores para adquirir productos de calidad y duraderos. Ahora sí, ya puedes poner en práctica tus conocimientos.

¿Cómo convertir tu dormitorio en un refugio zen?

La llegada del buen tiempo siempre invita a renovar algunos elementos de la casa. Y uno de los espacios a los que hay que prestar especial atención es el dormitorio. Si quieres conseguir un ambiente relajado en esta estancia y que invite al descanso, ¿por qué no probar con una decoración zen? Colchas de verano de tejidos naturales, colores neutros y algún que otro truco más y quedará estupenda. Sigue leyendo y toma nota de todo lo que tienes que hacer.

Limpia el ambiente

Una de las primeras claves para crear un dormitorio zen es eliminar todo aquello que sobra. Deshazte de todos los objetos que no utilices en tu día a día y descontamina el ambiente. Además, todo aquello que sí sea imprescindible, procura mantenerlo alejado de la vista dentro de cajones, cestas u otros elementos de almacenamiento. De esta forma conseguirás una atmósfera más serena y ordenada.

Más tejidos naturales

Tanto si ya quieres lucir las colchas de verano, o eres más de edredones nórdicos, ¡un consejo para elegir la ropa de cama! Apuesta siempre por tejidos naturales y texturas suaves que transmitan calma e inviten al descanso. Algodón, lino, seda, las opciones son variadas, ¡seguro que encuentras la que mejor te vaya!

Apuesta por colores cálidos

La base de un dormitorio zen debe ser siempre en tonos neutros como blanco, gris, crema o beige. No obstante, a partir de ahí, si deseas dar ligeros toques de color apuesta por tonos como el naranja, el verde o el camel, que transmiten calidez y serenidad. Además, evita seleccionar el resto de textiles de tu dormitorio, como el juego de sábanas, los cojines o las cortinas con estampados estridentes que rompan el ambiente que quieres crear.

¿Has anotado todo? Como ves, crear un ambiente zen en tu dormitorio es muy fácil. Solo debes despejar el espacio y tener muy en cuenta los tejidos y los colores que empleas. ¡Así de sencillo será tener tu santuario de serenidad en casa!

Elige el blanco en tu ropa de cama y acierta

La ropa de cama que escogemos es determinante tanto para el estilo de nuestro dormitorio como para nuestro descanso. El color blanco a veces puede parecer básico o simple, sin embargo tiene muchas ventajas que lo hacen recomendable, es por ello que la mayoría de los hoteles lo eligen para sus camas.

A veces cuando compramos ropa de cama online no es fácil escoger ya que los colores no se aprecian igual o no podemos tocar el tejido para saber si es lo que estamos buscando, sin embargo, las sábanas blancas siempre son un acierto por la luminosidad que aportan a los dormitorios.

¿Porqué elegir sábanas blancas?

Fáciles de combinar: Sea cual sea el color de tu dormitorio, los muebles o la decoración, las sábanas blancas siempre son una opción acertada para combinar sin sobrecargar el ambiente.
Económicas: Los precios de las sábanas van a depender del tamaño, el tejido o la calidad del material, sin embargo, dentro de una misma gama, la ropa de cama lisa blanca suele ser la más económica.
Luminosidad: Los tonos claros, especialmente el blanco, aportan luminosidad al espacio, sobre todo si el resto de la decoración o los suelos son de tonalidades oscuras.
Sensación de tranquilidad: Los estampados lisos y la sencillez del color blanco aportan calma y armonía al espacio.
Fácil de limpiar: Al no tener colores ni estampados, se puede lavar a altas temperaturas.

El beneficio principal de la ropa de cama blanca es la luminosidad, sin embargo hay que saber contrarrestarlo para que no genere un ambiente frío. Para ello se puede combinar con elementos, como cojines o mantas, en tonos beige o tierra y como complementos funcionan las alfombras de fibras naturales, tapices en las paredes o lámparas trenzadas.

Cuidado de la ropa de cama blanca

Para lavar las sábanas blancas es importante atender a las indicaciones del fabricante, donde debería especificar el programa de lavado y la temperatura máxima recomendadas según el tipo de material y tejido con el que estén hechas, en este artículo te damos algunos consejos para lavar tus sábanas de algodón. Además, para que mantengan su blanco impoluto es recomendable no mezclarlas en el lavado junto con ropa de otros colores.


Y te preguntarás, ¿con qué frecuencia se deben lavar? Lo recomendable es cambiar la ropa de cama cada semana, sin embargo, depende de los hábitos de cada persona. Si alguien se ducha antes de acostarse mantiene durante más tiempo la higiene de sus sábanas que quien se ducha por las mañanas. También depende de la época del año, ya que en verano se suda más por lo que se pueden cambiar con más frecuencia que en invierno. Lo normal es lavar las sábanas una vez las cambiemos pero de no ser así este tiempo no debería ser mayor a dos semanas.

En definitiva, elegir ropa de cama blanca es siempre un acierto ya que es versátil y puedes combinarlo con cualquier color o decoración, además, si son espacios pequeños dan sensación de amplitud. En caso de que no termine de convencerte el minimalismo del color blanco y quieras darle un toque de color a tu dormitorio, puedes combinar por ejemplo la colcha de cama blanca con sábanas en tonos pastel, o estampados suaves.

Consejos para elegir la sábana bajera adecuada

Las personas pasamos buena parte de nuestra vida en la cama, es por ello que es fundamental cuidar ese espacio lo mejor posible. El tipo de sábana bajera que escojamos para nuestra cama es importante por dos motivos:, el cuidado y mantenimiento del colchón, y nuestra salud e higiene mientras dormimos.

Además de los criterios de estilo y gusto personal de cada uno, hay otros factores que se deben tener en cuenta a la hora de comprar tu sábana bajera. Sabemos que no es lo mismo comprar sábanas online, ya que no puedes tocarlas para comprobar su tacto, ni los colores se ciñen siempre a la realidad, que en una tienda física, sin embargo, te dejamos aquí algunas pistas para acertar con tu compra.

Tipo de tejido

Las sábanas de algodón suelen ofrecer un mayor confort y suavidad. Este tipo de tejido es el mejor para personas con alergia a los ácaros ya que dispone de una barrera natural contra ellos, además mezclado con poliéster no se arruga tanto, pero mejor si el poliéster no supera el 50% de la tela para que no pierda suavidad.
Las sábanas de lino por su parte son ideales para épocas más calurosas ya que es un material más fresco. Por el contrario, las de material sintético generan más sensación de calor y son las más económicas.

Número de hilos

El número de hilos influye en la calidad, densidad y durabilidad de las sábanas, así cuanto más fino es el hilo, más suave será el tejido al tacto. Las sábanas entre 200 y 400 hilos por pulgada son las más suaves y duraderas. Por debajo de 200 hilos son más económicas, pero de menor calidad.
Además, el cómo está tejido ese hilo nos dirá cuánto de resistente a los lavados va a ser esa sábana.

Las medidas

Elegir el tamaño correcto de las sábanas es importante por una cuestión de comodidad y estética. Las piezas que son más pequeñas de lo que corresponde a la cama deslucen y provocan arrugas poco naturales, además, a veces, se sueltan por la tirantez; las demasiado grandes producen sensación de dejadez y también provocan arrugas. En el caso de las sábanas bajeras se debe escoger el tamaño del colchón, sin embargo, se debe tener en cuenta el alto de este para escoger de bolsillo profundo o normales para que no se descoloquen en las esquinas.

El color también influye

La ropa de cama blanca es la mejor en cuanto a la salud de nuestro descanso, ¿el motivo? La ausencia de tintes que llevan los estampados. Las sábanas de algodón blancas mantienen mejor sus fibras naturales y son más respetuosas con el medioambiente.

Otras propiedades

La transpirabilidad, absorción de la humedad y evaporación del calor son algunas de las propiedades que debemos tener en cuenta a la hora de elegir nuestra sábana bajera. Para ello se debe tener en consideración también la época del año y el clima en el que vivimos ya que no todas son adecuadas para el frío o el calor.

Consejos para el cuidado de tus sábanas de algodón

¿Te encantan las fibras naturales para tu ropa de cama? Pues te sentará bien saber que es la mejor elección y que favorece tu descanso. Los tejidos naturales, como el algodón 100 %, son fantásticos para todas las estaciones. El algodón es uno de los materiales más recomendados porque es suave al tacto, transpirable, absorbe la humedad y es antialérgico. Aunque en invierno cueste más utilizarlo y nuestra cama esté mas fría cuando entramos, poco a poco cogemos temperatura y garantizamos un mejor descanso. En este artículo te hablamos de los cuidados necesarios para que tus sábanas de algodón duren toda la vida.

Tipos de algodón

sabanas algodon, sabanas algodon egipcio, sabanas algodon percal, sabanas, ropa de cama

En primer lugar te vamos a hablar de las dos opciones más conocidas, las sábanas de algodón egipcio y las sábanas de algodón percal. Las primeras, tienen la fibra más larga, y son de las mejores sábanas que puedes probar. Producen menos pelusa y son muy duraderas. Su tejido es muy suave y confortable y son ideales para pieles sensibles o alérgicas. Su mejor calidad también hace que tengan un precio más elevado.

Por su parte, en las sábanas de algodón percal se entrecruzan cuatro hilos a lo ancho del tejido y un hilo largo y así sucesivamente. Son también muy duraderas y resistentes al paso del tiempo y los lavados.

Número de hilos

Otro factor a tener en cuenta cuando compramos sábanas de algodón es el número de hilos. Esta característica se refiere a la densidad de hilos, el número de hilos de urdimbre (vertical) y el número de hilos de trama (horizontal). A mayor densidad de hilos, más suave, resistente y sedoso. Nuestra recomendación es que siempre te decantes por sábanas de no menos de 150 o 200 hilos, para asegurarte de que la calidad sea óptima.

¿Cómo lavar y guardar mis sábanas de algodón?

Antes de lavar tus sábanas comprueba las recomendaciones de la etiqueta. Nuestro consejo es que no utilices una temperatura muy alta, ya que el algodón podría encogerse. No sobrecargues la lavadora y no mezcles las sábanas con otro tipo de ropa. Utiliza un detergente apropiado, que sea suave, para que no te provoque irritación en la piel. Mejor secarlas bien estiradas al aire libre y plancharlas. Aunque parezca una tontería notarás la diferencia al meterte en la cama. Para almacenarlas te recomendamos doblarlas bien y guardarlas en la parte alta de tu armario. Si no vas a utilizarlas en mucho tiempo, lo mejor es almacenarlas en bolsas de plástico al vacío o cajas, para que se mantengan limpias y sin polvo.

Aquí te dejamos unas pequeñas recomendaciones para que tus sábanas de algodón se conviertan en tu aliado en tus mejores sueños.

Edredones nórdicos, la solución para conseguir la temperatura perfecta

Además del colchón y la almohada, ten en cuenta que tu ropa de cama también influye en tu descanso. Lo ideal es que en tu dormitorio haya una temperatura media y que no pases ni frío ni calor. Los edredones nórdicos son una buena opción para conseguir el máximo confort, pudiendo combinarlos con fundas alegres que den un toque moderno a nuestra habitación. En este post te damos algunas claves para elegir la ropa de cama ideal.

Ni frío ni calor

¿Eres de los que le encanta notar peso cuando duerme y pone 20 mantas? Si realmente tienes frío y las necesitas, sigue con este hábito. Por el contrario, si te despiertas numerosas veces a lo largo de la noche sudando, lo mejor es que quites alguna de ellas. En tu dormitorio la temperatura debe estar entre los 18 y los 21 grados. Para poder conciliar el sueño y descansar mejor no podemos tener mucho calor ni frío. Ten en cuenta que nuestro cuerpo libera calor y reduce nuestra temperatura. Lo ideal es tener la ropa de cama adecuada, sábanas acorde con la estación, alguna manta, si fuese necesario, y una colcha o edredón.

Los edredones nórdicos, el complemento perfecto

Hoy en día puedes encontrar todo tipo de ropa de cama en el mercado. Colchas, edredones, sábanas baratas, etc. La oferta es inmensa. Nuestra recomendación de hoy son los edredones nórdicos. Son un básico muy versátil que te da calor en invierno y se adapta a otras estaciones más calurosas. Es muy importante elegir el material más adecuado a tus necesidades y el gramaje.

edredones nordicos, sabanas, sabanas baratas, nordicos, ropa de cama

Una de las opciones más versátiles son los rellenos nórdicos cuatro estaciones. Están compuestos por dos edredones unidos por cierres a presión, uno más fino y otro más gordo. Puedes utilizarlo unido, en los meses más fríos, o utilizar solo una parte en primavera y verano. Para los más calurosos lo mejor es limitarse a la sábana bajera junto con un nórdico de gramaje bajo, o combinar tus sábanas con una colcha finita.

Aquí te dejamos algunas recomendaciones para mejorar tu descanso. Recuerda que además de un buen colchón y almohada, también es importante la ropa de cama para dormir bien. Escoge siempre materiales naturales como el algodón, que transpiren y sean resistentes. Los edredones nórdicos son la opción más polivalente para abrigarte en los días más fríos.

« Entradas anteriores